BEYOND THE CRISIS

BEYOND THE CRISIS

agencia de traducción, empresa de traducción, servicios de traduccion, traductor jurado, traducción jurada, traducciones a terceros, transcripcion y subtitulacion, edicion de textos, asesoramiento lingüístico, glosarios y diccionarios, localización web y software, herramientas de traducción, traducción técnica, alineamiento de traducciones previas

 

Todos sabemos la situación que atraviesan las empresas españolas como resultado de la crisis. ¿Pero hasta dónde llega el problema más allá de nuestras fronteras? Es cierto que la situación económica ha empeorado en todas las grandes economías mundiales, pero las que mejor resisten son las economías asiáticas, esas de las que siempre se dice -pensando fundamentalmente en China, pero no solamente- que son un enorme mercado potencial ávido de productos occidentales.

 

Pues bien, en Asia, más allá de la crisis, puede estar la respuesta para muchas empresas españolas. Y es una respuesta compleja, porque no se trata solamente de pensar en cómo nuestros productos pueden encajar en el mercado asiático y cómo implementar la logística necesaria para poner en marcha el proceso, sino que hay algunas barreras muy difíciles de franquear sin ayuda, y me refiero, por supuesto, a las barreras culturales.

 

Digo barreras culturales y no idiomáticas muy a propósito, porque la dificultad no está solamente en encontrar una lengua común en la que poder gestionar nuestros negocios con Asia, sino que debemos asegurarnos de que en el uso de esa lengua (sea la lengua del país al que hemos decidido dirigirnos o una lengua vehicular como por ejemplo el inglés) adoptamos una actitud correcta y respetuosa con la cultura representada por las personas a las que nos dirigimos.

 

Las culturas orientales acostumbran a tener unos códigos de conducta muy estrictos y en muchos casos bastante alejados de nuestras tradiciones. Es cierto que ambas partes tienen que poner de su parte y adaptarse al otro, pero como primeros interesados en que la comunicación sea fluida y adecuada, debemos presentar nuestra mejor imagen, y demostrar interés y respeto por la cultura del otro es un primer ejemplo de minuciosidad y profesionalidad.

 

Y no se trata de los contactos solamente, sino de la propia presentación de nuestros productos. Cualquier material promocional que queramos realizar debe tener en cuenta no sólo el idioma, sino también la mentalidad del público al que se dirige.

 

Una vez más, nuestro consejo: confía en los profesionales. Sólo los expertos pueden ayudarte a salvar esa barrera cultural, y un buen profesional se involucrará en tu proyecto internacional para traducir tu idea de negocio en el más amplio sentido de la palabra, ayudándote a llegar a ese lugar soñado por todos más allá de la crisis.