¿Cómo se traducen los expedientes académicos?

¿Cómo se traducen los expedientes académicos?

En pleno siglo XXI, donde apenas existen fronteras, una de las traducciones más solicitadas en el sector es la de los expedientes académicos. A la hora de estudiar o buscar trabajo en el extranjero, a menudo las instituciones solicitan el expediente académico, y éste no puede ser presentado en español. Por ello, esta semana os contamos cómo traducir correctamente un expediente académico.

Traducción de los expedientes académicos

En primer lugar, el expediente académico es un documento muy importante, cuya traducción debe ser de primera calidad para que no exista ningún error de comprensión. De hecho, una mala traducción puede marcar la diferencia entre otras solicitudes a la hora de encontrar trabajo en el extranjero.

En segundo lugar, prácticamente todas las instituciones solicitan que la traducción de los expedientes académicos sea una traducción jurada, para asegurarse que es oficial. En otras palabras, debe ser realizada por un traductor jurado, traductor profesional que ha sido habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores tras haber realizado un examen, y cuya firma certifica su autenticidad. En el caso de que no sea obligatorio, la traducción jurada sigue siendo la mejor opción, ya que de esta forma nos aseguramos que la traducción es de la mayor calidad posible.

Finalmente, los expedientes académicos son documentos sumamente completos, en los que aparece información fundamental como el número de créditos aprobados, los diferentes nombres de las asignaturas e incluso los códigos de cada asignatura. Este tipo de información se traduce de una forma concreta para que tenga validez, por lo que el traductor debe ser conocedor de dichas técnicas.

Resumiendo, si quieres estudiar o buscar trabajo en el extranjero con más posibilidades de éxito, solicita la traducción jurada de tu expediente académico en Acantho, donde encontrarás a los mejores profesionales.