Conoce a nuestros traductores e intérpretes: Andrea Brocanelli

Conoce a nuestros traductores e intérpretes: Andrea Brocanelli

Esta semana, volvemos con la serie de entrevistas a nuestros colaboradores, para que así podáis conocer un poco más acerca de la gran familia que es Acantho. Hoy es el turno de Andrea Brocanelli, traductor e intérprete profesional de italiano a español.

Háblanos un poco de ti…

Siempre me han definido como “el que habla tropecientos idiomas”. Desde pequeño me han gustado y tenía claro que trabajaría con ellos. Háblanos también de tu trabajo, ¿cómo ha sido tu trayectoria? A lo largo de mi carrera universitaria, además de mis primeros pinitos como intérprete de enlace, trabajaba como guía turístico, habiéndome habilitado para el francés, el castellano, el inglés y el alemán…. Hoy en día me dedico a la traducción, la interpretación en sus distintas modalidades, la enseñanza del italiano y de la interpretación de conferencias.

¿Y qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

La variedad de contextos en los que trabajamos los traductores/intérpretes. Hay días (la mayoría) en los que “toca traducción”, en la comodidad de mi despacho en casa, y otros en que hay que salir a interpretar, sea en cabina haciendo simultánea o bien en eventos o reuniones traduciendo el mensaje oral de forma consecutiva. No hay manera de aburrirse: abarcas varios temas y acabas convirtiéndote en todo un especialista de algunos sectores.

Seguro que tienes alguna anécdota curiosa o divertida…

Anécdotas hay muchas y para todos los gustos. Tengo muy buenos recuerdos de jornadas interpretando a Gérard Depardieu o la poetisa española Clara Janés. Son momentos que conllevan una gran responsabilidad y hay que controlar muchísimo los nervios. En otras ocasiones me tocó interpretar en quirófano (con bata, gorro y cubrecalzado incluidos), en la botadura de un yate o en una fortaleza medieval… eso es, vivir para contarlo.

¿Qué consejo le darías a un cliente?

Le aconsejaría dirigirse a buenos profesionales: una traducción mal hecha puede dar una muy mala imagen e incluso echar a perder una operación de internacionalización de un negocio; de hecho, a menudo el texto escrito representa la primera tarjeta de visita de una empresa, y tiene que estar redactado de la forma más eficaz en el idioma de destino. Los traductores no solo somos “gente que controla los idiomas”, sino profesionales altamente especializados que saben cómo sacarle el máximo partido a cualquier texto: al fin y al cabo, nuestro éxito es el éxito de nuestros clientes.