La historia de Acantho: de trabajadora autónoma a empresa, pasando por una etapa de cooperativa

Acantho Ideas & Culturas es una floreciente empresa de traducción ubicada en una calle estrecha del centro de Zaragoza (España) con una larga historia literaria. Pero ¿cómo ha llegado Acantho a donde está hoy? La respuesta es bastante simple: en tres etapas.

1. La trabajadora autónoma

Nieves Pueyo siempre tuvo sed de conocer nuevas culturas e idiomas y, antes de asentarse definitivamente en Zaragoza, vivió en Estados Unidos, Francia y Reino Unido, donde pudo sumergirse en las diferentes culturas, abrirse a nuevas experiencias y conocer a personas increíbles.

Tras terminar la licenciatura de Filología Inglesa, parecía que un máster en traducción era el siguiente paso natural. Al finalizarlo, pudo vivir el funcionamiento interno de una agencia de traducción con mucha rotación de personal y centrada en la obtención de beneficios y en la maximización de la producción, y se dio cuenta de que ella quería trabajar a su manera: con conciencia social, ética, integridad y preocupándose por las personas.

Enseguida instaló su oficina en el pequeño escritorio de su casa y comenzó a trabajar como traductora autónoma (a pesar de la lentísima conexión a Internet de principios de los 2000). Esta flexibilidad les permitió a ella y a su pareja continuar viajando por todo lo largo y ancho del mundo —a la India, Jordania, Tailandia, Laos y Camboya, por nombrar solo algunos destinos—, intentando evitar las rutas más frecuentadas tanto como fuera posible para explorar y vivir de forma genuina las diferentes culturas y acumular experiencias de esas que te cambian la vida y te hacen verla desde otra perspectiva.

Nieves disfrutaba de la flexibilidad de trabajar por cuenta propia, pero se había corrido la voz y pronto se dio cuenta de que ella sola no podía satisfacer la creciente demanda de sus servicios.

2. La cooperativa

Así que, aún con la idea clara de que no quería ser la agencia típica, que subcontrata al proveedor más barato y busca el máximo beneficio, en 2007 Nieves se asoció con compañeros de profesión de ideas afines y formó una cooperativa que brindaba servicios lingüísticos por medio de la cooperación y la colaboración. La Expo 2008 de Zaragoza supuso un auge en la demanda de servicios de traducción, ya que millones de personas acudieron a la ciudad. Fue durante ese mismo año cuando Nieves se convirtió en madre por primera vez. Por un lado, la cooperativa estaba en línea con la idea de Nieves de llevar a cabo su trabajo centrándose en las personas, pero por otro, no permitía incrementar la cantidad de servicios que se ofrecían para satisfacer la demanda con rapidez.

3. La empresa

En 2010, Nieves, acompañada por su intrépido marido, Carlos, guía turístico, decidió transformar la cooperativa en la empresa que es hoy. Así surgió Acantho Ideas & Culturas, cuando las ideas sobre QUÉ se quería crear y CÓMO crearlo estuvieron por fin claras. La empresa se vertebraba en torno a dos departamentos: el de traducción, con Nieves a la cabeza, y el de turismo alternativo, ético y sostenible, encabezado por su marido, Carlos.

Esta estructura combinada permitió que tanto Nieves como Carlos siguieran desarrollando su pasión por la promoción y la transmisión de diferentes culturas, no solo a través de la palabra escrita y hablada, sino también a través de la expansión de los horizontes culturales de las personas de manera alternativa y sostenible, con integridad.

La empresa de traducción se convirtió de manera natural en una incubadora de nuevos talentos, ya que la gente se sentía atraída por su modelo de negocio. Esto permitió que muchos nuevos traductores se posicionaran en el mercado y que Nieves pudiera ejercer también otra de sus vocaciones: la docencia. De hecho, hoy en día, tanto el equipo interno como el externo están compuestos, en gran medida, por traductores que en algún momento de su carrera han pasado por nuestra empresa: una incubadora de talentos. A veces, la gente se toma un descanso para aumentar la familia, viajar al extranjero o casarse, pero a menudo vuelven.

Desde su creación, la empresa no ha dejado de crecer gracias a su firme propósito de ofrecer a sus clientes precios competitivos y alta calidad, independientemente de su conocimiento del mercado de la traducción y del panorama económico. Esta ética ha permitido a la empresa crecer año tras año sin verse afectada por las condiciones del mercado.

Hoy en día, el equipo interno de Acantho está formado por un grupo versátil de políglotas, lo que le da la flexibilidad para llevar a cabo los encargos con rapidez. Se alienta a los miembros del equipo a aportar ideas (con espíritu emprendedor), por lo que prosperamos gracias a la constante retroalimentación y al trabajo en equipo. Y, sobre todo, ¡a todos nos encanta traducir!

Leer más entradas: