LOS NIÑOS A BOSTON Y LOS PADRES A CALIFORNIA

LOS NIÑOS A BOSTON Y LOS PADRES A CALIFORNIA

cursos de idiomas, aprendizaje de idiomas, formación, profesores nativos titulados

Ahora que llega el verano es probable que hayas pensado enviar a tus hijos fuera para que aprendan idiomas. Es una gran idea, un regalo para su aprendizaje y una gran inversión para su futuro. Pero hay que planificarlo teniendo en cuenta una serie de aspectos fundamentales para que todo salga como tú quieres. Aquí tienes algunos consejos para enviar a tus hijos a un curso de idiomas en el extranjero.

Busca una empresa de confianza: En los últimos años se ha ampliado la oferta de cursos en el extranjero para jóvenes, la gran ventaja es que el abanico de precios, destinos y servicios es más amplio, como contrapartida han aumentado los casos de servicios deficientes e incluso fraudulentos.

Si quieres minimizar el riesgo, compara ofertas e infórmate, los propios centros de enseñanza ofrecen cursos en colaboración con alguna empresa, puedes hablar con padres de otros alumnos para que te informen. En cualquier caso, averigua si la empresa está respaldada por alguna asociación, y, si puedes, trata de tener referencias de usuarios anteriores. Consulta con profesionales de confianza -como tu agencia de traducción, por ejemplo- y elige sólo aquello que te inspire total confianza.

Elige el paquete de servicio más adecuado: Deberás tener en cuenta la edad de tus hijos, su madurez, su nivel de inglés y los objetivos de la estancia en el extranjero. Lo normal es que te presenten una oferta que ya esté adaptada a estos factores, por ejemplo, se recomienda un periodo mínimo de 2 semanas para que realmente se aproveche el programa, pero para niños se aconseja que no sean superiores a 3-4 semanas. En el caso de menores es obligatorio que haya un monitor asignado durante todo el programa. Y, por supuesto, la empresa debe disponer del correspondiente seguro.

A partir de estos básicos te encontrarás con todo tipo de ofertas: intercambio, estancia con familia o en residencia juvenil, campamentos de actividades deportivas o musicales, todo tipo de talleres y excursiones, etc. No es necesario que no tengan un momento de descanso, pero, obviamente, si el aprendizaje del idioma se realiza de forma fluida la experiencia global es más positiva.

Habla con la empresa sobre el nivel de idioma de tu hijo, que te asesoren sobre el tipo de programa más adecuado dado su preparación y madurez. Informa sobre alergias, medicamentos crónicos y cualquier aspecto médico relevante, es muy importante que la empresa sea conocedora de las necesidades de tu hijo. Siéntete cómodo con la oferta, si eliges una estancia media a no demasiada distancia de casa puede ser un gran principio y el verano próximo podéis dar un paso mayor.

La semana que viene te damos el resto de los consejos…