¿PERO QUIÉN ES EL TRADUCTOR JURADO?

¿PERO QUIÉN ES EL TRADUCTOR JURADO?

traducción, traductor jurado, traductor certificado

Si has estudiado algún curso en el extranjero, o te has presentado a una plaza fuera de España, ya estarás familiarizado con el término, pero si no es tu caso, quizá no sepas lo que es un traductor jurado. Es como un “notario de las traducciones”, un profesional titulado que certifica que lo que pone en el original de un documento es lo mismo que aparece en la traducción.

El traductor jurado se certifica mediante un examen que convoca anualmente en Madrid el Ministerio de Asuntos Exteriores o bien acreditando que durante (o además) de la licenciatura se han realizado un mínimo de créditos de traducción jurídica en la universidad.

El origen de la traducción jurada está, evidentemente, en los juzgados, en los que se usa para certificar la traducción de cualquier documento que pueda ser requerido por un juez: un documento que se aporte como prueba por alguna de las partes, o que sea parte de la investigación que se realiza, etc.

Aparte de este uso, las traducciones juradas sirven, por ejemplo, para homologar títulos universitarios en otros países, para sacarte la nacionalidad, para optar a licitaciones de carácter internacional, para que te dejen trabajar en ciertos puestos si eres extranjero (pueden requerir, por ejemplo un certificado de penales), para poderte casar con alguien en el extranjero o aquí con alguien de fuera, etc.

Algunos de los documentos que se prestan habitualmente a traducción jurada son:

  • Documentos de identificación: DNI, pasaporte.
  • Permisos de diferente naturaleza: visados, poderes notariales.
  • Certificados:de nacimiento y defunción, de matrimonio, de penales, de notas, informes periciales, títulos y expedientes académicos.
  • Documentos legales específicos: sentencias, resoluciones judiciales, trámites de adopción, testamentos.
  • Informes personales: curriculum vitae.
  • Documentación de negocios: estatutos de empresa, escrituras de constitución de empresa, contratos, patentes.

Las tarifas de traducción jurada son libres, lo cual no significa que debas pagar una cantidad abusiva por ellas, puedes obtener una traducción jurada para tu curriculum o tu expediente académico por un precio razonable y disponer de ella incluso aunque no te obliguen a hacerlo, ya que de esta forma das una imagen más profesional y demuestras interés. Si estás interesado, consúltanos, te asesoraremos.

La imagen ha sido descargada del Intef bajo licencia CC BY-NC-SA 3.0Ilustradora: Esther Diana García.