Los idiomas más demandados en vacaciones

Los idiomas más demandados en vacaciones

traducción en verano

Llegan las vacaciones y con ellas los momentos de desconexión. Muchos de nosotros aprovechamos para escaparnos a algún sitio fuera de nuestro país de origen y así conocer mundo. Para conseguir que podamos entender toda la información relevante del país, anteriormente un traductor se encargó de traducirlos a distintas lenguas, y así hacer accesibles todos los rincones del planeta.

España, destino turístico por excelencia, no podría ser menos, y el mundo hostelero busca sus traductores durante el año para ofrecer a sus clientes toda la información en diferentes idiomas y escritos con un alto nivel.

¿Cuáles son los idiomas más demandados para traducir en España?

1. El ruso

Como lo leéis, en España hay una gran afluencia de rusos en verano, sobre todo en lugares de costa. Además, este turismo va creciendo cada vez más y no solo se traduce la información en Ibiza, si no que ya podemos encontrar menús y hojas de información en hoteles traducidos al ruso en Cataluña o Comunidad Valenciana.

2. El francés

Sobre todo en áreas colindantes al país galo, el turismo francés cobra gran fuerza en distintos rincones de nuestro país. Muy asiduos a visitar tanto nuestras costas como montañas, podrás encontrar textos en francés hasta en los campings más recónditos del Pirineo Aragonés.

3. El alemán

Los alemanes adoran España, en particular sus islas y playas. Tanto jóvenes como personas mayores viajan anualmente para disfrutar de nuestro sol. Las Baleares son su destino por excelencia, y hasta en la consulta del médico encontraréis los folletos y hojas de información en alemán.

4. El inglés

Finalmente y como no podía ser de otro modo, en el sector turístico prácticamente todos los documentos son traducidos la inglés. La ventaja de elegir esta lengua es que es entendida por una gran cantidad de personas, por lo que sin duda es la primera opción para todos aquellos que quieran empezar a ofertar sus servicios en otros idiomas.

Resumiendo, ¡la traducción siempre se va de vacaciones!