Cómo traducir una web correctamente

Cómo traducir una web correctamente

Hoy en día, todos conocemos la importancia de las páginas web para atraer nuevos clientes. Internet va ganando cada vez más fuerza y el soporte digital es casi tan importante, o incluso más, que el soporte físico a la hora de publicitarse.

Por ello, es indispensable que los contenidos web sean de calidad, y lo mismo ocurre a la hora de traducir una web. En este post, os contamos algunos consejos sobre cómo traducir una web correctamente.

Cómo traducir una web correctamente

En un primer momento, quizá traducir la página web puede parecer que no es algo fundamental, pero es una forma muy sencilla de aumentar nuestro público casi sin darnos cuentas. Por lo tanto, los contenidos de la página web traducida deben ser de la misma calidad que los contenidos en la lengua original, y para ello, la mejor solución es no usar la opción automática de Google translator.

A pesar de que sea una opción económica, no es muy profesional, y todos sabemos que las traducciones automáticas no suelen ser muy fiables.

¿Vosotros confiaríais en una página web que emplea un español pobre y que a duras penas se entiende? Seguro que no.

La traducción de una página web debe ser realizada por un profesional de la traducción, que transforme los contenidos en el segundo idioma de fluida y natural, y naturalmente sin errores de compresión u ortografía.

De esta forma,  nuestro nuevo público extranjero visitará la nueva página web y sentirá que es un sitio de confianza, no sólo pensado para el público español sino con un punto de vista mucho más global.

Por último, el traductor conoce las dificultades que puede entrañar la traducción del nombre de ciertos productos o marcas, ya que en ocasiones pueden tener significados distintos en otro idioma y llevar a equívocos. Por poner un ejemplo, hace unos años se intentó vender en Latinoamérica el «Chevrolet Nova», un coche norteamericano. El nombre no se tradujo del inglés y los hispanohablantes lo leían como no-va, por lo que pensaron que el coche era de mala calidad y no hubo casi ventas. Lo mismo podría ocurrir con nuestra página web si no la traduce un traductor profesional.

En resumidas cuentas, la traducción de calidad de una página web nos permite hacer llegar nuestros servicios a un número de público mucho mayor ampliando nuestras fronteras, siempre y cuando la traducción se realice por un traductor profesional.

Si estás pensando en traducir tu página web, ponte en contacto con nosotros y nuestros traductores profesionales te asesorarán lo más rápido posible, ¡llámanos!