Las cualidades del intérprete

Las cualidades del intérprete

Las cualidades del intérprete

¿Alguna vez habéis intentado ver una película en otro idioma e ir traduciendo todo lo que ocurre de forma simultánea?

Si lo habéis conseguido, nuestra más sincera enhorabuena. Pero si como la mayoría de los mortales os habéis trabado en la segunda línea, no os preocupéis, porque para eso ya están los intérpretes profesionales y aquí conocerás sus cualidades.

Cualidades que debe tener un intérprete

Como es lógico, el intérprete debe ser bilingüe, pero con eso no es suficiente. De hecho, casi todos los traductores son bilingües pero muy pocos se atreven con la interpretación, debido al grado de dificultad que requiere.

El intérprete, además de poseer grandes habilidades lingüísticas, también posee unas habilidades cognitivas concretas.

Por un lado, el intérprete posee una gran agilidad mental,  ya que procesa la información, la retiene y la traduce de forma simultánea, desde un idioma extranjero hacia la lengua materna, y realiza rápidamente la operación inversa hacia el idioma extranjero (en el caso de interpretación de enlace).

Además, el intérprete tiene muy desarrollada la escucha activa y la capacidad “multitasking”. Esto es, el intérprete, en la gran mayoría de ocasiones, debe escuchar el mensaje en lengua A mientras lo traduce hacia la lengua B, por lo que el intérprete está realizando dos actividades en dos lenguas distintas al mismo tiempo.

De acuerdo con determinados estudios, los intérpretes están escuchando y traduciendo de forma simultánea el 75 % del tiempo en interpretación de enlace.

Por otra parte, muchas veces el mensaje que debe interpretar es demasiado largo o incluye información repetitiva, por lo que el intérprete posee una gran capacidad de  síntesis y reformulación, para que los oyentes reciban la información de la forma más clara y simplificada posible.

Finalmente, las interpretaciones pueden versar sobre temas muy variados, desde política internacional hasta el funcionamiento de un nuevo satélite. Por lo tanto, el intérprete tiene grandes conocimientos de cultura general, debido a la gran variedad de temas de las interpretaciones.

Además, el intérprete se prepara para cada interpretación de antemano, leyendo sobre el tema del que trata su interpretación y aprendiendo siempre vocabulario nuevo.  Resumiendo, si tenéis un amigo intérprete, ya conocéis la razón por la que siempre ganan al trivial.

En definitiva, los intérpretes son los superhéroes de la lingüística, capaces de traducir en tiempo récord, con gran agilidad mental y capacidad de retención, y que siempre saben «un poco de todo».

Así que, si necesitáis un intérprete para todo tipo de ocasión, ya sabéis, en Acantho encontraréis a los más cualificados.