¿Qué diferencia hay entre contract y agreement?

¿Qué diferencia hay entre contract y agreement?

En traducción jurídica, existen algunos términos que siempre se resisten a los traductores. La diferencia de legislación entre distintos países, acompañado del cambio de lengua, crean unas complejidades muy características a las que el traductor jurídico se tiene que enfrentar. Esta semana os contamos una muy común, la diferencia entre contract y agreement, e intentamos resolverla.

 

Traducción jurídica, ¿es o no complicada?

Sin duda, se trata de una de las especializaciones más exigentes, y es que no es suficiente con conocer los entresijos de la lengua cotidiana, sino que además hay que trabajar con dos sistemas legislativos paralelos. Por ejemplo, en Reino Unido se rigen por la Common Law, mientras que en España no. El traductor debe por tanto buscar las leyes o términos similares entre ambas legislaciones, y en el caso de que no existan, explicarlas a pie de página.

Diferencias entre contract y agreement

Ambos términos aparecen en muchísimas de las traducciones del inglés al español que se realizan, pero no siempre se traducen correctamente. Estos se suelen emplear para traducir las palabras «contrato» y «acuerdo» pero implican connotaciones distintas. Así, para que haya un «contract», el acuerdo debe ser jurídicamente vinculante, y para que se lleve a cabo se habrá tenido que llevar a cabo una oferta formal, su aceptación, así como una contraprestación. El cumplimiento de un «contract» puede ser reclamado ante un tribunal.

Por otro lado, para que haya un «agreement», simplemente debe haber un acuerdo entre ambas partes, y puede o no ser vinculante.

¿Traducen leyes los traductores jurados?

Muchas veces, se confunde el término «traductor jurado» con «traductor jurídico». Así, un traductor jurado sí puede traducir una ley, pero empleando este término nos referimos a que además mantendrá su carácter legal. Esto es debido a que el traductor jurado posee la potestad otorgada por el Ministerio de Asuntos Exteriores de traducir textos oficiales sin que estos pierdan su valor.

Como veis, el mundo de la traducción jurídica es sumamente complejo, y no debe confundirse con el de la traducción jurada a pesar de que compartan textos similares. Si necesitas traducir cualquier documento legal, los traductores jurídicos de la plantilla de Acantho estarán encantados de poder ayudarte. ¡Te esperamos!