El funcionamiento de una empresa de traducción

El funcionamiento de una empresa de traducción

Cómo funciona una empresa de traducción

Para que nos conozcáis un poco mejor, esta semana os vamos a hablar del  funcionamiento de una empresa de traducción y la cantidad de personas que  intervienen en la elaboración de una traducción. A simple vista, realizar una traducción puede parecer algo sencillo, sin embargo, es necesaria la coordinación de varios trabajadores para conseguir un buen resultado. Así, dentro de una empresa de traducción encontramos los siguientes profesionales:

  1. Gestor de cuenta: Es la persona que se encarga del contacto con el cliente, ya sea mediante el teléfono, correo electrónico, o dentro de la oficina y recoge sus expectativas (tipo de traducción, plazo, etc.) para hacérselas llegar al gestor de proyecto. El gestor de cuenta es la cara visible del proceso, pero hay mucha gente detrás trabajando. También es el que finalmente  enviará la traducción finalizada al cliente.
  2. Gestor de proyecto: Una vez que se confirma el encargo de una traducción, se le asigna un gestor de proyecto, que se mantendrá en contacto con el gestor de cuenta y se encargará de distribuir el trabajo. Así, es el que designa los traductores, revisores, editores y maquetadores para cada trabajo concreto.
  3. Traductor/es: Dependiendo del volumen del encargo de traducción, pueden intervenir varios traductores. Los traductores son los profesionales que, gracias a sus altos conocimientos lingüísticos, reproducen el texto original desde una lengua hacia otra de destino.
  4. Revisor/es: También pueden participar múltiples revisores en el proceso.  Tal y como hemos explicado en una de nuestras entradas de blog anteriores, el revisor es el que somete a examen la traducción  mediante la comparación del texto original y el texto traducido. El revisor tendrá que buscar si existen errores, comprobar la corrección lingüística y gramatical de la traducción y recomendar las correcciones pertinentes.
  5. Editor: Esta persona es la que se ocupa de las cuestiones más estilísticas del texto. Una vez que el texto se ha traducido y revisado, verifica que se han empleado las normas de estilo oportunas, que se han respetado las posibles aclaraciones del cliente y que el texto es coherente respecto  a decisiones estilísticas tomadas.
  6. Maquetador o Desktop Publisher: Una vez que la traducción ya está lista, es hora de cuidar el formato. El maquetador es el profesional que se asegura que la traducción posee el mismo formato que el texto original entregado. Para ello, emplea diversos programas de maquetación y debe tener altos conocimientos informáticos.

 

Acabamos de ver la gran cantidad de personas que trabajan en una empresa de traducción y la necesidad de coordinación que todo ello conlleva. En Acantho, todos los miembros del equipo, desde nuestros gestores de cuenta hasta nuestros maquetadores, estamos a tu disposición para ofrecerte las mejores traducciones de calidad. Si quieres comprobarlo, ¡llámanos!