El idioma más difícil del mundo

El idioma más difícil del mundo

Ser traductor no es una tarea fácil. Debemos conocer a la perfección tanto nuestra lengua nativa como nuestra lengua de trabajo. Esto es, gramática, vocabulario, expresiones idiomáticas, referencias culturales…Pues bien, esta dificultad se multiplica si encima elegimos un idioma para traducir más complicado de lo normal. En este post os acercamos a las complejidades que debe sortear cualquier traductor del idioma más difícil del mundo, el chino.

Dificultad de los idiomas del mundo

Antes de comenzar es necesario recalcar que la dificultad de un idioma es algo subjetiva, ya que depende de las aptitudes de cada persona y de las similitudes o diferencias entre la lengua nativa con la lengua que se vaya a aprender. No obstante, el chino recoge una serie de particulares que lo convierte en un idioma de lo más complejo.

Características del idioma más difícil del mundo

Es el idioma más hablado del mundo con 1 300 000 parlantes y cuenta con un  más de 5000 años de antigüedad. Se trata de un idioma que narra en sí mismo las raíces del país y sus herencias, si bien posee una serie de particularidades algo complejas para los occidentales:

–          En primer lugar, se trata de un idioma tonal, por lo que dependiendo del tono que empleemos en la misma sílaba, los significados varían. El idioma chino posee 5 tonos distintos por lo que una misma palabra puede llegar a tener hasta 5 significados diferentes.

–          Además, posee un alfabeto totalmente distinto al nuestro que se rige por miles de caracteres. Estos caracteres representan un concepto abstracto de la vida real, que toma el sentido de una palabra.

–          Existen diferentes dialectos dentro del chino, y poseen características muy poco similares entre ellos, lo que hace que personas de distintas áreas de China no logren entenderse entre sí. El tipo de escritura también varía, de ahí a que se haya creado el chino simplificado.

 

En resumen, el chino es una lengua algo costosa de aprender dada las grandes diferencias que existen frente a las lenguas romances. Por ello, si necesitamos traductores de esta lengua asiática, debemos asegurarnos que son los más cualificados para ello, como los que forman parte de Acantho, los traductores de chino de máxima calidad en Zaragoza.