¿Es suficiente ser bilingüe para ser traductor?

¿Es suficiente ser bilingüe para ser traductor?

¿Es suficiente ser bilingüe para ser traductor?

Esta semana os vamos a plantear una pregunta, ¿es suficiente ser bilingüe para ser traductor? En ocasiones, creemos que al ser bilingües ya podemos traducir perfectamente, sin embargo, ser traductor supone mucho más que eso, y en este post, os vamos a demostrar por qué.

En primer lugar, una persona puede hablar dos lenguas a la perfección pero no ser capaz de redactar correctamente. Muchas veces existen personas que hablan muy bien un idioma, pero que no saben expresarse de igual modo por escrito. El traductor, sin embargo,  ha sido formado para tener un perfecto dominio del medio escrito, empleando una gran variedad de vocabulario y de recursos estilísticos.

En segundo lugar, mientras que una persona bilingüe no debe conocer todas las reglas ortográficas y gramaticales, el traductor es un experto en esta materia. Los traductores se forman durante años para conocer todas las particularidades de las lenguas con las que traduce y escribir con precisión.

Además, a la hora de traducir también es necesario conocer la cultura de las lenguas con las que se traduce, ya que dependiendo de las culturas, la forma de expresarse es muy diferente. El traductor es consciente de ello y no realiza una traducción literal, como podría hacer un bilingüe, sino que adecúa el mensaje a la cultura hacia la que está traduciendo.

Por último, nunca debemos olvidar que los traductores han realizado estudios específicos para ello y tienen años de experiencia en el sector. No sólo han estudiado idiomas, sino que son verdaderos expertos de la lingüística, gramática y cultura de ambas lenguas y tienen una certificado oficial que les acredita para ello.

En este post hemos visto que para ser traductor no basta con ser bilingüe, ya que para llegar a ser traductor, son necesarias muchas más aptitudes. Por tanto, si quieres una traducción fiable y de calidad, no te conformes con una persona bilingüe…contacta con un traductor profesional, ¡llámanos!