Exámenes para convertirse en intérprete jurado

Exámenes para convertirse en intérprete jurado

Cada vez es más común conocer la importancia del traductor jurado, pero… ¿qué ocurre con el intérprete jurado? ¿Qué hay que hacer para convertirse en uno? Esta semana, os hablamos de los exámenes que hay que realizar para ser intérprete jurado.

Exámenes para convertirse en intérprete jurado

Las traducciones e interpretaciones desde una lengua extranjera al castellano y viceversa sólo son de carácter oficial si han sido realizadas por un Traductor-Intérprete jurado.

Para ello, es necesario obtener el título otorgado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación tras aprobar el examen de Traductor-Intérprete jurado.Desde que entró en vigor el Real Decreto 2002/2009, el Ministerio realiza una única convocatoria para la obtención este título, por lo que una vez aprobado, el profesional estará capacitado tanto como traductor jurado, como intérprete jurado.
Al introducir esta nueva acepción, el tipo de examen se ha ido modificando en los últimos años, y se ha introducido una prueba específica de interpretación. En la actualidad, las pautas para realizar este examen quedan establecidas por la disposición 11801 del BOE, que entró en vigor el 6 de noviembre de 2014. La prueba consiste en tres ejercicios, todos ellos eliminatorios, que se calificarán como «apto» y «no apto».

 

Ejercicios del examen Traductor- Intérprete jurado

 

1. Examen tipo test gramatical y terminológico, cuyo temario aparece publicado previamente en un anexo de la convocatoria.
2. El segundo ejercicio se divide a su vez en tres subapartados:

2.A Traducción al castellano desde la lengua a cuyo nombramiento se aspira de un texto de carácter general de tipo literario, periodístico o  ensayístico. Esta prueba se realizará sin diccionario
2.B. Traducción a la lengua a cuyo nombramiento se aspira, sin diccionario, de un texto en castellano, de carácter general de tipo literario, periodístico o ensayístico
2.C. Traducción al castellano de un texto de carácter jurídico o económico de la lengua a cuyo nombramiento se aspira. En este caso, sí se podrá emplear diccionario.

3. Prueba de interpretación consecutiva y, si el tribunal lo considera oportuno, un diálogo con el aspirante en la lengua elegida.

La lista de aprobados definitivos se publica en el Boletín Oficial del Estado. Por otro lado, en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores hay varios ejemplos de cada prueba y su corrección correspondiente para aquellos que quieran practicar antes del examen.

En definitiva, todo aquel que quiera ser intérprete jurado, deberá aprobar el examen del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, en el que se juzgará tanto su capacidad traductora como interpretativa. Si todavía no has aprobado el examen, y mientras tanto necesitas un intérprete jurado de calidad, en Acantho encontrarás a los mejores profesionales.