La coma criminal, el terror de los traductores

La coma criminal, el terror de los traductores

Existen ciertas reglas gramaticales a las que cualquier traductor les tiene pánico, ya sea porque se les resisten o porque le da miedo cometer un error gramatical en alguna de sus traducciones. El mejor ejemplo de ello es la coma criminal, una falta muy común en el medio escrito pero que no debe ser cometida. Esta semana os contamos en qué consiste y cómo evitar cometerla.

 

La coma criminal, qué es y cómo evitarla

Se trata de una coma que corta la secuencia natural de la oración al situarse entre el sujeto y el verbo o entre el verbo y el objeto. Muchas veces se  comete esta falta porque se reproduce en el medio escrito las pausas que se realizan en el medio oral para la respiración, de ahí a que se incluya en determinadas ocasiones de forma innecesaria en cualquier documento escrito.

 

¿Cómo evitar la coma criminal?

Hay dos ocasiones en las que sí podemos colocar coma entre el sujeto y el verbo,  o el verbo y el sujeto.

 

  1. Cuando estamos incluyendo un inciso

Podemos emplear la coma cuando  estamos incluyendo información entre ambos, es decir, cuando estamos realizando un inciso en la oración.

  1. Cuando se incluye una enumeración que finaliza con una abreviatura

Esta es la única excepción a la regla. Así, si nos encontramos frente a un sujeto múltiple que termina con un etc. deberemos incluir una coma que lo separe del predicado para no crear confusión.

 

Tras aprender estas dos condiciones es muy sencillo aprender a evitar la coma criminal, ya que no la emplearemos si no  estamos incluyendo información adicional entre sujeto y predicado o predicado y objeto.

 

Los traductores de Acantho son profesionales de la gramática y ponen a disposición de todas sus traducciones lo aprendido durante todos estos años. Descubre más sobre nuestra agencia de servicios lingüísticos en nuestra web.