La historia de la Traducción

La historia de la Traducción

Quizá pueda parecer que la profesión de traductor es algo relativamente nuevo y que ha llegado como consecuencia de la globalización. Sin embargo, se trata de una de las profesiones más antiguas del mundo. Por ello, esta semana vamos a dar un paseo recorriendo la sorprendente historia de la traducción.

En primer lugar hay que destacar la importante labor que han realizado los traductores a  lo largo de la historia ya que su trabajo ha sido primordial para la difusión lingüística, estética e ideológica a lo largo de la historia. Podemos diferencias diferentes etapas en la historia de la traducción:

 

ETAPAS DE LA TRADUCCIÓN

Las primeras alusiones a la traducción aparecen en el 3000 a.C. En la Antigüedad las traducciones eran de carácter religioso. La necesidad de la transmisión de la Biblia entre los diferentes pueblos de la Antigüedad hizo que aparecieses las primeras traducciones escritas.

Durante la Edad Media la importancia de los traductores residió en su papel como filólogos, ya que gracias a ellos se produjo una gran aportación léxica durante la formación de las diferentes lenguas en este periodo. A modo de ejemplo, sólo hay que pensar en las palabras castellanas que proceden del árabe (como alforja o acequia) que se introdujeron en nuestra lengua a través la traducción de textos.

Asimismo, los traductores, a la vez que aportaban nuevo vocabulario también transmitían nuevos conocimientos, por lo ellos también fueron grandes portadores de ideas. Esto se reflejó especialmente en el Renacimiento, cuando los traductores fueron los encargados de la transmisión de ideas estéticas.

Posteriormente, en el S.XIX, su labor destaca en la difusión de ideas políticas y de la identidad nacional través de la lengua. Con la aparición de los nuevos estados-nación, numerosos textos procedentes de países con gran agitación política como Italia o Alemania se emplearon en otros países del mundo a modo de ejemplo e inspiración.

Ya en la actualidad, gracias a la interdependencia y la era global en la que vivimos, todos los textos y documentos pueden ser útiles en cualquier parte del mundo, independientemente de la lengua de la que provengan, de ahí la ingente labor de los traductores en el día a día. De hecho, la traducción es algo tan necesario que prácticamente pasa desapercibida, ya que se ha convertido en una tarea común.

 

Así pues, se puede discernir claramente que el papel de traductor ha ido siempre ligado al momento de la historia en el que ejercía su trabajo. Por tanto, los traductores no sólo han sido expertos en la lengua, sino también partícipes e intérpretes de la historia.